El valor de jugar en los primeros cinco años


Jugando los niños aprenden de diversas formas y a distintas edades.

Un entorno de aprendizaje apropiado a este ciclo inicial (primeros cinco años) deberá permitir la exploración activa y la interacción de los niños con los adultos a su alrededor, con otros niños, y con materiales didácticos concretos.

Las maestras promueven actividades reales y materiales que para los niños tengan valor y significado en su vida. En los primeros años, el desarrollo de la percepción del niño se da cuando él puede tocar, ver, escuchar, degustar, oler y manipular el mayor número de materiales tridimensionales. Los niños aprenden desde la acción y esta implica movimiento y desplazamiento.

Por eso, el JUEGO es la estrategia didáctica necesaria de implementar. En lugar de cuadernos de tareas, copias y otros materiales abstractos, (bidimensionales) y sentados en mesas, los niños aprenden más fácil en experiencias donde les permitan encontrarse “física y mentalmente activos” se ha considerado como una preparación apropiada para el aprendizaje futuro de cada edad. Este es uno de los eslabones para trabajar nuestra propuesta pedagógica en Escuela Activa.

“Distintos tipos de juegos satisfacen a diferentes necesidades y contribuyen a promover diversos aspectos del desarrollo. Algunas de las principales formas de juego incluyen el juego sensorial, el juego con el lenguaje, el juego con movimiento, el juego a las peleas, el juego dramático o imitativo y el juego ritual y competitivo”.

(National Association for the Education of Young Children)




• Vuelve al inicio

• En que Creemos

• Nuestra Razón de Ser

• Genius Loci

• Contáctenos