El niño, un incansable explorador!


El niño, un incansable explorador!

Integrando nuestros dos hemisferios


» Logramos crear inquietudes, afianzar nuestros conocimientos y tomar consciencia del papel fundamental que los adultos tenemos en el ofrecimiento de oportunidades para el desarrollo de nuestros niños. Una de la inquietudes se centra en conocer más de cerca cada cuadrante cerebral»


Vamos a relacionar en estos artículos los avances del desarrollo para cada rango de edad con el desarrollo cerebral.

La década del cerebro

• A los años 90 se le llamo la década del cerebro. A partir de esta fecha muchas investigaciones en el campo educativo se han venido desarrollando en el mundo. Naciones desarrolladas en este momento como china y Japón, tiene un sistema educativo que potencia el desarrollo del hemisferio derecho y el sistema límbico en los primeros años de desarrollo. Los Nuevos inventos y el desarrollo de las últimas tecnologías viene hoy en día de esos países.

• Atender el desarrollo del Hemisferio Derecho en los primeros siete años de vida, le facilita al niño convertirse en un ser creativo, imaginativo y recursivo.

Entre los 13 y los 24 meses

El cerebro sigue estableciendo conexiones: las asociaciones son cada vez más complejas. El niño empieza a andar y, a explorar, fija en su cerebro cientos de sensaciones nuevas. Cuanto más rico es el entorno y mayores posibilidades ofrece, el niño cuenta con más herramientas y oportunidades para ampliar sus capacidades.

“Entre el año y los dos años tiene lugar un salto dramático en el desarrollo de los niños con un conjunto de cambios emocionales, físicos y cognitivos. El lenguaje, la interacción social y los avances de la inteligencia son los procesos que se desarrollan a plenitud en el primer semestre del segundo año. El niño adquiere un amplio lenguaje durante esta etapa, incrementa su capacidad de comprender y expresarse. La comunicación por medio de la palabra le permite reafirmar sus relaciones familiares y ampliar su espíritu de exploración.

En algunos casos el espíritu curioso del niño puede encontrarse restringido y canalizado hacia un área especializada y puede limitar su despliegue.

Algunos pequeños se interesan más por los objetos materiales que por las personas. Otros están muy absorbidos por su madre y muestran muy poco interés por el mundo físico, contrario a lo que ocurre durante el primer año. De todas maneras el niño empieza a desarrollar un estilo social propio.

Estos meses constituyen también la etapa del negativismo y es un periodo difícil para muchos padres debido a que el niño ya sabe lo que quiere y como lo quiere. Como aún no se expresa con suficientes palabras, insiste en comunicarse e imponer sus necesidades por medio del llanto y las pataletas.

Es terco y obstinado porque necesita soltarse de la dependencia. A pesar de estas dificultades en su mundo emocional, que son parte del crecer y desarrollarse, los niños tienen grandes progresos en el área de la inteligencia, aprende mucho sobre el mundo físico de los objetos, las reglas de la naturaleza, las normas sociales. El desarrollo motor se constituye en otro gran centro de interés. Su actividad motora se halla más controlada y sus músculos se encuentran más desarrollados y fuertes. El establecimiento de hábitos es uno delos aspectos básicos que le permitirán participar activamente de la vida social.

Hacia el segundo año de vida la autonomía y creatividad son dos de los aspectos que mayor estimulación requiere en su desarrollo. Enseñarle a explorar, a desarrollar su atención y concentración nos permitirá que se convierta en un ser creativo.

El niño tiene sus propios proyectos y una conciencia incipiente de éxito y fracaso. Ayudarlo a llevar a cabo sus aspiraciones y enseñarles que el fracaso no es sinónimo de imposibilidad para realizar lo que se propone, sino que más bien es preciso hacer nuevos intentos de una manera diferente para lograrlo es una de nuestras tareas como padre y maestros.


• Vuelve al inicio

• En que Creemos

• Nuestra Razón de Ser

• Genius Loci

• Contáctenos